Prueba. 700 kilómetros con el KIA Niro e. El coche, bien. Las infraestructuras, una ruina.

prueba kia niro eY es que la experiencia en cuanto al trato que reciben los coches eléctricos en nuestras carreteras y ciudades no puede ser más desoladora. Pero vayamos por partes.

El Kia Niro, es un SUV pensado para llegar a mucho público, no existe versión 4×4 pero en cuanto a propulsión la oferta, es de las que no tiene parangón en el sector. Para acabar de convencer, se puede adquirir con motor térmico, híbrido y 100% eléctrico, que es el que hemos tenido la ocasión de probar. Lo recogimos con 13589 kilómetros y más de 400 de autonomía.

prueba kia niro e

Exteriormente, disfruta de una carrocería pensada para gustar a muchos.  Línea moderna, cinco puertas portón trasero y carrocería elevada. A nivel práctico, no está pensado para sacarlo del asfalto, pero la digna altura libre siempre le pondrá por delante de cualquier turismo. Exteriormente, los detalles en azul y los emblemas característicos son lo único que le diferencian de sus hermanos de gama. Destaca la falta de entradas de aire en el frontal, que es donde se encuentran las tomas de corriente, tanto convencional como rápida.

prueba kia niro e

Para alimentarlas, disponemos de dos cables que se encuentran en el maletero. Uno es convencional, con un testigo de carga. El otro es industrial, con mayor grosor y más capacidad de paso de electricidad. No tienen mucha longitud, por lo que salvo que tengamos cargador cerca, habrá que usar alargadera.

prueba kia niro e

Interiormente, el coche es cómodo y con más espacio del que pudiera parecer en un principio. Los asientos delanteros envuelven de forma correcta y no cansan con el paso de los kilómetros.

prueba kia niro e

Los traseros permiten viajar con espacio a dos adultos, que perderán comodidad caso de ser cinco los ocupantes. Sitio suficiente para las piernas para las piernas, más de lo que pudiera parecer en un principio.

prueba kia niro e

Una vez al volante, llama la atención el mando que nos permite ponernos en marcha. Adelante, atrás y pausa. Nada más. Lo arrancamos y parece que no hemos hecho nada consecuencia de la absoluta falta de ruidos. Nos movemos como cualquier otro coche, eso sí con la garantía de que no habrá problemas si nos metemos en el centro de cualquier ciudad que tenga restricciones a los vehículos más contaminantes.

prueba kia niro e

Cuando nos vemos con posibilidades, aceleramos a fondo y el coche literalmente se catapulta, la aceleración es de deportivo y pone a prueba otros elementos mecánicos como la dirección o las transmisiones que sufren para afrontar las prestaciones que ofrece el propulsor. Este da 204 caballos en base a unas baterías LG de 64kWh. Estamos rodando con el modo Sport que es el más alegre, pero tenemos también el modo normal, el Eco y el Eco+, este ultimo pensado para ahorrar energía, quedando desconectados si los activamos la climatización y el aparato de música.

Para ahorrar, también podemos jugar con las levas del volante que retienen  más o menos el coche en bajadas y cuando llaneamos, lo que se traduce que en la práctica el cliente final, sacara partido al Kia Niro con el paso del tiempo y su adaptación.  Dinámicamente, se muestra ágil y estable, ya que el tarado de suspensiones es más duro como consecuencia del aumento de peso y el centro de gravedad queda más bajo al ir las pesadas baterías en el fondo del coche. Lo devolvimos con 14252, 663 después y con más de 70 de autonomía.

prueba kia niro e

EN LA PRÁCTICA, UNA ODISEA.

Desde nuestro domicilio, el cable no llega hasta el coche, ni con alargadera, por lo que abusamos de la confianza de un vecino para que nos deje su garaje y así poder recargar, ya que estamos alrededor de la mitad de la autonomía máxima disponible tras un día de uso intenso. Nuestra intención es hacer un viaje asequible a nuestra autonomía por lo que decidimos acercarnos a la Siberia Extremeña a poco más de doscientos kilómetros de casa. Carretera variada y saber que íbamos a ser bien recibidos nos animo a la empresa.

Salimos de Madrid, con la carga a tope, rozando los 440 kilómetros de autonomía, cuatro ocupantes y mucho equipaje, disfrutando de un viaje sin ruidos, cómodo y satisfactorio para todos. Llegados a Herrera del Duque, haciendo como primera parada la entrada del la Iglesia de la Virgen de la Consolación de la localidad pacense, recorrimos algunas calles hasta dejando el coche en espera de ser cargado. Encontrar un enchufe amigo no fue fácil, ya que la gente recela argumentando que cargar el coche les puede quemar la instalación, disparar el consumo y demás reparos que surgen ante lo desconocido. Tuvimos que agradecer la intervención del Club local Transiberiana 4×4, que nos consiguió el punto tan buscado.

prueba kia niro e

Pusimos el coche con alrededor de 70 kilómetros de autonomía a cargar, y lo primero que nos pasó, es que los plomos no aguantaban y el diferencial saltaba al minuto de enchufar el coche. Conseguida una mejor toma de luz y una alargadera, a las 21 horas nuestro Niro cargaba plácidamente.

La sorpresa vino a la hora de recogerlo, ya que tenía alrededor del 30% de carga. La vuelta se complicaba, y es que al disponer de poca carga, esta se complica. Deberíamos marcarnos etapas y así nos presentamos según anunciaban las webs especializadas en el campo de golf de Palomarejos en Talavera de la Reina. Llegados a las instalaciones, ya escasos de autonomía, se sorprendieron por la petición, mas aun cuando les enseñamos varias webs con mapas de puntos de recarga donde aparecían y además con uno rápido disponible.

prueba kia niro e

Búsqueda de otro “enchufe”, siendo el más cercano el anunciado en el centro comercial de la localidad toledana. Nos encontramos con dos puestos, uno de los cuales no funcionaba. Enchufamos el coche y nada. En un cartel aparecía un teléfono, que tras varias llamadas nadie cogía, por lo que nos dirigimos a buscar algún responsable del edificio. Tras recorrer  pasillos desiertos, encontramos personal de limpieza, quienes llamaron a miembros de la seguridad del edificio, quienes al rato activaron el aparato. Había pasado más de media hora. Hora y media de espera y nuevo salto, esta vez llegando muy justos a la población de Santa Cruz del Retamar.  En la gasolinera de dicha localidad no nos dejaron enchufarnos, por los mismos reparos que nos pusieron algunos vecinos en Herrera, así que nos vimos en la obligación de buscarnos la vida. Era domingo, hora de comer y no había muchos establecimientos abiertos, el Cuartel de la Guardia Civil, está cerrado y no había más gasolineras donde ir. Hasta algún vecino llamo al alcalde, para que nos echara una mano, pero este no cogió el teléfono.

prueba kia niro e

Finalmente tras perder casi una hora, apareció nuestra asistencia improvisada, el propietario de Grúas Del Valle, quien nos dejo utilizar uno de los puntos de luz de sus instalaciones. Como llegamos con tan solo siete kilómetros de autonomía, sabíamos que tendríamos para rato. Cuatro horas después, el vehículo, tenia carga para intentar llegar al centro comercial Xanadú, donde existen varios puntos de recarga, que si bien no son rápidos, lo son más que uno convencional. Recargamos un rato hasta que teníamos autonomía aparente como para intentar alcanzar el casco urbano. Rodamos ahorrando toda la energía posible para poder llegar al garaje de nuestro vecino y ponerlo a cargar, llegando esta vez al 30% de su capacidad tras toda la noche enchufado.

A la mañana siguiente, el cuatro de febrero de este año, nos dirigimos a la Repsol de la calle Real de Arganda en el Pueblo de Vallecas, donde no solo teníamos confirmado por internet la existencia de punto de recarga, y además, según la web: www.movilidadelectrica.com se había llevado a cabo la inauguración del punto de carga el pasado 8 de octubre.

prueba kia niro e

En la imagen que corresponde a la citada web, aparecen la Concejala Presidenta de Villa de Vallecas Concha Chapa, el Delegado del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante,  el Director de la red de Gestión Directa Marcelo Adrian Pisani, y el gerente comercial de Movilidad Directa Carlos Bermúdez. Corresponde al día de la inauguración, el citado ocho de octubre de 2019.

prueba kia niro e

Cuando más de cuatro meses después llegamos con nuestro KIA, el puesto está protegido con conos y pensamos que era para garantizar que caso de que un vehículo eléctrico llegara a recargar, tuviera asegurado su espacio de aparcamiento. Preguntamos por el protocolo de recarga y la persona encargada, nos dice que aun no está operativo, cuando le recordamos el tema de la inauguración nos hace saber que solo se hicieron la foto y que el aparato no ha llegado a ser puesto en marcha. Han pasado !cuatro! meses.

prueba kia niro e

Nos dirigimos a otra Repsol que aparece en la web como operativa para recargas de coches eléctricos, la situada en la Avenida de la Peseta. Misma operación, preguntamos al personal existente y nos dicen no saber nada, que eso no va con ellos, que solo ceden el espacio y nos remiten a la web:  www.ibil.es para cualquier gestión. Somos dos personas y en esa web no aparecen, o no sabemos encontrar ningún apartado que permita hacer una carga con nuestro vehículo. Tranquilamente y con tiempo, seguro, pero no podemos pararnos. 

prueba kia niro e

Apurados por la falta de autonomía nos dirigimos a un centro comercial de Pozuelo donde estaban dispuestos ocho cargadores gratuitos, cuatro con el patrocinio de BMW y cuatro con el de Tesla. Tras realizar gestiones para que corriera el tiempo, volvimos a por el Kia y nos encontramos con que había gente esperando con un coche para cargar, por lo que hay demanda. Eso si, la carga había sido más rápida que en un enchufe domestico. A posteriori, nos han hecho saber que en los centros comerciales que tienen la gentileza de tener cargadores, está creciendo la idea de retirarlos, ya que en muchos casos hay abuso por parte de los conductores, que no los usan como un complemento a sus cargadores propios sino que lo convierten en el principal.

prueba kia niro e

Acabamos el día dejando el coche en el garaje de nuestro vecino para que tenga carga suficiente para devolverlo a la marca en tiempo y forma. Como conclusión, podemos asegurar que no solo escasean las posibilidades de recarga en todo tipo de escenarios, sino que de crecer mucho el parque de estos vehículos habría serias dificultades para poder rodar a diario con suficiente autonomía por la falta de lugares donde enchufarnos, por no hablar de que de llegar a un uso generalizado, no habría capacidad eléctrica para alimentar tanta batería sedienta. Otra consecuencia dañina, es que a la hora de reciclar, es el modelo más nocivo que uno de propulsor térmico, ya que como en todo lo eléctrico deshacerse de las baterías es más costoso y perjudicial que los modelos convencionales. Ahora bien, si por nuestro uso nos encaja, es una compra absolutamente lógica en los tiempos que corren. Si tenemos cargador en casa y pocos kilómetros al puesto de trabajo, habremos triunfado. Irse de viaje o de vacaciones es otra historia.

prueba kia niro e

 

 

Ver también

ford ranger thunder

Serie limitada. Nuevo acabado para la pick up 4×4 de Ford.

De la Ford Ranger, se han vendido en Europa el pasado año 52500 unidades. Estas …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies