prueba navara pick upEl preparador madrileño, da una vuelta de tuerca con esta Navara, en la que se ha pensado en hacer un impecable vehículo para largos viajes-expedición, con autonomía y eficacia fuera de dudas.

EDICIÓN EN PAPEL EN LA REVISTA AUTOAVENTURA 4X4.

En un mercado cada vez más “civilizado”, los pick-up se configuran como la primera opción a la hora de adquirir un 4×4 con idea de mejorarlo o prepararlo. Son modelos que no han incorporado tanta electrónica y equipamiento como sus compañeros de marca, y permiten un trabajo a fondo más económico y factible. La Navara es un buen ejemplo y en esta configuración de cabina simple extendida o “King Cab”, la mejor para cuando se piensa en solo dos ocupantes, ya que las cabinas sencillas quedan muy justas y las cabinas dobles se muestran como demasiado voluminosas. Su apertura de puertas traseras permite una inmejorable accesibilidad. En esta unidad,  se ha llevado a cabo un trabajo espectacular convirtiéndola en un inmejorable compañero de viaje, por muy complicado que se nuestro destino o los caminos para llegar al mismo.

prueba nissan navara

PREPARACIÓN “INTEGRAL”.

Como es lógico, una vez con el vehículo de serie a discreción de los hombres de A.R.C., el primer paso fue el desmontaje completo del coche, lo que permitió trabajar sobre el chasis, que iba a recibir en primer lugar toda una serie de refuerzos y modificaciones en su estructura para hacer más robusto y eficaz el conjunto, incluyendo ganchos de remolque empotrados delanteros y traseros, paragolpes trasero especifico y taloneras laterales con fijaciones para el gato mecánico, además de soportes a medida de las nuevas soluciones que iba a recibir. La batalla se acortó en 23 centímetros, para mejorar el ángulo ventral y el comportamiento general del vehículo. En el tren delantero, se construyeron trapecios inferiores y superiores específicos, y soporte para doble amortiguador por rueda Ohlins de última generación, regulables en compresión y extensión, aunque la verdadera obra tuvo lugar en el tren trasero, donde el sistema de ballestas de origen, ha sido sustituido por muelles, con barra de tiro y triangulación superior, incorporando frenos de disco, gemelos a los del tren delantero con latiguillos Aeroequip y repartidor de frenada accionable desde el habitáculo. También en el tren trasero, se crearon soportes específicos de amortiguación para cada rueda para otro conjunto Ohlins. La carrocería recibió aletines en chapa en ambos trenes, para adaptarse a la nueva anchura de vías. En altura respecto a como viene del concesionario, la Navara es 18 centímetros mas alta y 12 más ancha. Además de un completo arco antivuelco, que colabora a dar rigidez a la estructura. Para mejorar la iluminación, una barra de led se ha dispuesto en el techo del vehículo. En la trasera quedan colocadas luces antipolvo. La nueva configuración, fue adoptando elementos imprescindibles en un 4×4 pensado para largos viajes: En la parte baja se ubican dos depósitos de 95 litros de capacidad cada uno, y calderin para el compresor. Todo va tapado con protecciones en dural desmontables a tramos que cubren en su totalidad los bajos del vehículo. Con la mecánica, se trabajo en puntos críticos del rendimiento del motor, adoptando un filtro de aire sobredimensionado, un interpolar de mayor tamaño realizado a medida, una centralita mejorada en Adonis, que permite alcanzar a la Navara los 217 cv en banco de potencia y un escape lateral, permitiendo así al propulsor “respirar” en optimas condiciones. Los grupos, recibieron autoblocante y en el caso del trasero, una estructura metálica exterior que protege la pieza mecánica sin comprometer su refrigeración. Separadores en ambos ejes, con llantas de aleación Braid y neumáticos específicos para circular fuera del asfalto, faldillas antipolvo y una decoración marca de la casa completan el trabajo. El último paso es el administrativo ya que todo el trabajo esta convenientemente homologado y con la ITV al día.

prueba nissan navara

CARGA. “NADA AL AZAR”.

La caja de carga también quedo recortada, y recibió otro arco donde van alojados los soportes de las emisoras y un foco de luz de trabajo. Es en sí misma toda una preparación específica, ya que está hecha a medida tanto en contenido como en continente. Una plancha situada casi en el borde de la caja separa la parte cerrada de la abierta. En esta última, van alojadas dos ruedas de repuesto, planchas de arena en dural, de 1,5 centímetros y toda una serie de anclajes, que permiten colocar el material de acampada o herramienta con garantías y con varias posibilidades de colocación. En la parte baja, Dos cajoneras de la longitud de la caja de carga, de fácil apertura y con raíles para mejorar el acceso ocupan el centro, teniendo un depósito de agua de 30 litros de capacidad en un lateral, dejando el otro para el compresos Viair Extreme, y un convertidor Wurth de 2000 vatios.

prueba nissan navara

INTERIOR. “QUE NO FALTE NADA”.

Si por fuera impresiona, el interior no le va a la zaga. Mezcla de un coche de competición y una nave espacial, no se ha dejado nada al azar. Asientos semibaquet Sparco con cinturones de arnés de seis puntos, volante deportivo,  completo sistema de equipos de navegación con su soporte especifico en el que van colocados dos Terratrip, un  Garmin 276, G.P.S.  Globe 800, Ipad con Two Nav, emisoras de 2 metros y  27 Mhz, nevera Engel, cajonera metálica, tomas de compresor interiores y soportes para equipaje personal, Radio CD, con amplificador seis altavoces y navegador, tomas internas para el compresor…

prueba nissan navara

A BORDO. “VIAJERO TOTAL”.

Las circunstancias han permitido que hayamos “vivido”, este vehículo desde que llego a las instalaciones del preparador madrileño como una pick-up de estricta serie, el proceso de desmontaje, de trabajos sobre el chasis, de creación de piezas de paulatina reconstrucción, de acondicionamiento final y como no, de puesta en marcha y rotulación por lo que cuando estuvo en nuestro poder quedamos menos impresionados que si fuera la primera vez que lo vemos. Llaman poderosamente la atención las dimensiones, ya que por altura y anchura provoca respeto. De blanco inmaculado, es todo un espectáculo, y con la rotulación, habrá a quien le guste más o menos, pero esta es discreta y da fe de las empresas que han colaborado en el proyecto. Abrimos el espacio de carga comprobando que una vez abatida la tapa, tendremos una inmejorable mesa de trabajo… o de almuerzo. Las cajoneras llegan hasta el fondo y son de accionamiento suave y preciso, permitiendo ser cargadas a conciencia. Antes de subirnos no podemos resistir la tentación de abrir todas las puertas, comprobando lo bien pensado que esta todo. La nevera esta en el sitio correcto y que hueco en su parte superior para ropa de abrigo o la bolsa de los efectos personales. En el otro lado, una cajonera extraíble, permite colocar material que queramos tener más a mano y equipaje sobre dicha cajonera. Subirse no es complicado pero hay que tener en cuenta la altura, ya que incluso vienen bien las taloneras para llevar a cabo la maniobra. Una vez a bordo, constatamos las bondades del asiento, que aúna lo cómodo del de origen y la sujeción de uno de competición, suponiendo además que en viajes largos, no le pasaran factura al cuerpo. Los cinturones de arnés también son de agradecer, aunque se mantienen los de serie, más prácticos en recorridos urbanos y desplazamientos cortos. El puesto de conducción, pese a que se mantiene el salpicadero de origen, es totalmente racing, el volante, el pomo de la palanca de cambios, el repartidor de frenada… Esto va en serio. Si el puesto de conducción es contundente, el del navegante es literalmente de nave espacial. No podemos resistirnos a sentarnos en el mismo y comprobamos que todo está en su lugar correcto con altura e inclinación conseguidas y con un pequeño parasol que se agradecerá en jornadas luminosas a la hora de leer datos. Arrancamos el motor, y el sonido inunda todo, no en vano la salida lateral del escape esta justo debajo del asiento del conductor. Muy de carreras, aunque con vibraciones prácticamente inexistentes. Los primeros metros sobre asfalto sirven para adaptarnos a las generosas medidas del vehículo, para constatar a continuación que las maniobras en tráfico urbano son sencillas salvo los giros muy cerrados y las maniobras, en los que la dirección dobla como en todas las pick-up, menos que en un 4×4 convencional. En vías rápidas se mueve con total agilidad, vamos descargados y con poco combustible. Lo mejor es que, a velocidades en el límite de lo multable, pese a llevar rueda de tacos, el conjunto no se mueve en absoluto, algo que refrenda la calidad y eficacia de los trabajos realizados. El preparador nos ratifica haber rodado en tramo cerrado por encima de los 170 km/h sin problemas. Llegados al final del asfalto, desconectamos el ABS, insertamos la tracción total y rodamos con confianza en pista. Si el terreno es bueno sin problemas y si se rompe aun mejor, mejor a buen ritmo que rodando lento. La suspensión perfecta, sin rebotes y permitiendo trazar cualquier tipo de curva con confianza, haciendo olvidar el sobreviraje crónico de las pick-up. En zonas trialeras se defiende muy bien gracias a la mejora de los ángulos característicos y las protecciones transmiten confianza. Pese a estar a nivel de suspensión muy pensado para las pistas tienen buen recorrido y periten superar pasos complicados. Da pena tratar mal a esta Navara que parece aguantar sin problemas la “mala vida”. Lo ideal es tener kilómetros por delante y tiempo para hacerlos. Lo dicho un ideal compañero de viaje.

prueba nissan navara

LA OPINIÓN DEL PREPARADOR: “COMO A MI ME GUSTA”

Manuel Cabrera, nos ha permitido seguir el proceso de preparación del vehículo desde su inicio, por lo que hemos podido conocer la evolución de los trabajos de primera mano. Su opinión también es importante. “He querido hacer un coche como a mí me gustaría que deberían ser todos los trabajos enfocados a coches que van a viajar durante largo tiempo y en terrenos hostiles” afirma”, “sin atenerme a las necesidades de nuestros clientes habituales que enfocan las mejoras en función del uso particular que le van a dar al vehículo” continua. “Hemos trabajado muchas horas con este coche y estoy contento con el resultado, aunque es una labor de equipo, ya que los hombres fuertes de Miracar, Miguel García y Ramón Lozano han trabajado todo el tema mecánico, Bertrand Bluteau de Adonis la cuestión de la centralita, Jordi Higuera de suspensiones HRG todo lo concerniente a las suspensiones y como no mi gente de A.R.C. con José Manuel Martín y Ángel Hernando como principales implicados.

prueba nissan navara

 

 

Artículo anteriorEMPRESAS AVENTURERAS DE SUBARU: RUTA QUETZAL Y MONGOL RALLY.
Artículo siguientePRUEBA RACING: MITSUBISHI L-200 BPS COMPETICIÓN. A TODO CONFORT.