joomplu:42991.000 KILOMETROS CON EL TODO CAMINO JAPONES.

 

Todo empezó casi de broma, cuando con Alberto Dorsch, responsable comercial del concesionario oficial Toyota Kobe Motor, cambiábamos impresiones sobre la última versión del modelo, y a la defensa a ultranza que nos hacia Alberto del modelo, le hacíamos saber nuestras dudas, ya que en la presentación que hizo la marca, aunque el coche iba de fabula, sobre todo algunas unidades con neumático mixto, pensábamos que con un uso intensivo la capacidad fuera asfalto podría quedarse corta. Dorsch, llévate uno y le das una paliza, nos reto. Aceptamos.

 

joomplu:4300

Días después, recogíamos una de las unidades de cortesía de las que disponen en Kobe de cambio manual. La repasamos y vimos que pese a que estaba nueva (2.000 kilómetros) y en perfecto estado, no había rueda de repuesto que ahora es opción a la hora de comprarlo. Teniendo en cuenta el uso que le íbamos a dar, le pedimos a Dorsch que nos dejara una, y fue muy explicito: “te lo llevas tal y como lo vendemos, el coche no te fallara”. A la orden.

 

joomplu:4302

Nuestro recorrido partió de Majadahonda por vía rápida hasta Soria, para a continuación discurrir por carreteras comarcales, que en bastantes kilómetros estaban sin asfaltar, debido a las obras, pudiendo incluso disfrutar obligados por un desvió de un camino de una sola dirección controlado y cerrado alternativamente por los operarios dedicados a la reparación de la carretera, lo que nos permitió rodar varios kilómetros de forma rápida y con confianza. El Rav 4 va como una delicia, te avisa cuando fuerzas la situación y nos pareció muy efectivo con un buen compromiso en cuanto a suspensión y un funcionamiento impecable de los sistemas electrónicos de tracción.

 

joomplu:4303

 Posteriormente pudimos disfrutar de bastantes kilómetros de caminos y pistas y el RAV 4 no bajo la guardia. En pista rota, debimos bajar el ritmo, ya que ante los baches más pronunciados, podíamos acabar haciendo tope llegando a poder dañar la mecánica. Tan solo debimos ser cautos con la generosa vegetación que íbamos encontrando por dos motivos, por un lado alguna piedra o tronco que podría impactar en los bajos del Toyota y por otro la perdida de adherencia que se sufre con la vegetación, al llevar neumáticos de puro asfalto. Este es el mayor hándicap del vehículo, ya que se quedan justos, sobre todo en superficies deslizantes… El cambio, pese a su impecable funcionamiento, se muestra algo justo en trialeras muy pronunciadas, por lo que a quienes estén para adquirir uno les recomendaríamos que lo hagan con caja automática.

 

joomplu:4303

Para acabar de completar el kilometraje, desandamos el camino, y de nuevo en el triste asfalto comenzamos a hacer balance. En cuanto a consumo, superamos levemente las cifras oficiales del fabricante, no llegando a los ocho litros en recorrido combinado. Es un Toyota, y por calidad, acabados y bondad de uso, nos convence. Además se puede rodar con ciertas garantías fuera del asfalto. Con ruedas mixtas, se convierte en una opción muy seria para rodar en pistas y caminos con garantía. Quien invento el concepto, sabe mantenerlo. Alberto, tenias razón. Habrá segunda parte de la prueba, con el recorrido detallado con rutometro para quien quiera disfrutarlo.

Artículo anteriorFALLECE ALVARO BULTÓ
Artículo siguienteEL FARAONES, APLAZADO.