Prueba. 1800 kilómetros con el Subaru XV 2.0 i Sport Plus. Un 4×4 de verdad, discreto y eficaz.

prueba subaru xvSubaru es de las pocas marcas que no se rinden ante la invasión de los SUV con clara vocación de rodar por asfalto, manteniendo en ¡TODA! su gama la tracción total y lo que es mejor, ayudas a la conducción fuera del asfalto. Este XV es lo último que la marca ha puesto en el mercado y lo hemos podido disfrutar. Si el anterior nos gustaba, este nos ha encantado.

prueba subaru xv

Aparentemente la carrocería tiene mínimos retoques pero nada más lejos de la realidad, porque se trata de un monocasco enteramente nuevo, base de varios modelos de la marca. El diseño del frontal se ha afinado un poco con los faros y la toma de aire del motor  más rasgados. Circunstancia similar en los pilotos traseros. Boca de carga alta, llantas atractivas de 18 pulgadas con buen neumático en medida 235/55/18 pero totalmente de asfalto y buenos ángulos característicos en el caso del ventral y el trasero, siendo más discreto el delantero, dato a tener en cuenta en zonas trialeras o grandes roderas.

 

prueba subaru xvLa altura libre es generosa con casi veintidós centímetros en todo los bajos a lo que colabora el diseño del motor bóxer que mantiene en la zona del propulsor dicha altura. Se da la circunstancia de que en algunos países se comercializan otros paragolpes delanteros con los antiniebla recolocados y mejor ángulo para no tocar en los obstáculos.

prueba subaru xv

A bordo, si se notan las mejoras. Acabados de calidad, y buenos remates y encaje, destacando una costura naranja que recorre estratégicamente todo el interior desde asientos a guarnecidos de puertas (los mas caprichosos podrán elegir el XV en carrocería naranja a juego con el pespunte). Puede no gustar a algunos pero remarca el carácter deportivo. Buena habitabilidad para cuatro adultos debiendo ser poco corpulentos si es que quieren incorporar el quinto pasajero.

prueba subaru xv

En cuanto al maletero, no llega a los 400 litros pero es muy aprovechable. Bajo un doble fondo, encontramos un hueco para los triángulos de emergencia y el kit de reparación de neumáticos, dejando en evidencia el a nuestro juicio mayor fallo de este Subaru, la ausencia de rueda de repuesto, algo imprescindible para un coche con tan buenas capacidades para rodar fuera del asfalto que es donde se suele pinchar.

prueba subaru xv

Arrancamos por una vía rápida con casi setecientos kilómetros por delante, hasta la Pobra de Caramiñal donde tendría lugar la Asamblea Anual de la Asociación de usuarios de Todo Terreno. Constatamos que los asientos, sobre todo en apoyo lumbar son cómodos y no cansan por mucho tiempo que estemos en carretera. El motor anuncia 156 caballos que a veces parecen no estar por el escalonado del cambio CVT que no siempre te deja rodar de forma alegre.

prueba subaru xv

Se puede llevar un  buen ritmo de forma cómoda gracias a un correcto tarado de la suspensión que no se queja en los apoyos prolongados ni con el cambio de radio en las curvas y por lo que colabora la barra estabilizadora trasera, más gruesa y mejor anclada que en la versión anterior. El sistema Eye Sight (de serie en toda la gama) es completo y funciona de forma correcta, aunque nos resulto un tanto intrusivo en los tramos de más de dos carriles y en según qué curvas en las que los demás vehículos varían súbitamente su velocidad o su trazada.

prueba subaru xv

Llegados a carreteras nacionales, comarcales y las ratoneras que dominan Galicia, el coche se sigue mostrando eficaz, el sistema Active Torque Vectoring que frena la rueda trasera interior en los virajes más cerrados, se agradece, apareciendo las bondades del sistema de tracción total en las humedades que suelen encontrarse en las umbrías de las carreteras más recónditas de montaña.

prueba subaru xv

Llegado el momento de salir del asfalto, tendremos un póker de aliados. En primer lugar el sistema Symetrical AWD marca de la casa, un sistema de tracción total de funcionamiento impecable, el X-Mode, que se activa con un botón y que aumenta y mejora la tracción a baja velocidad, el Hold Assist que ayuda a arrancar en pendiente y el HDC o sistema de control de descensos. Vamos a comprobar las bondades del conjunto. De momento en pistas de buen firme mantiene sus buenas prestaciones, pero cuando el terreno se complica, saca sus virtudes. El sistema de suspensión multibrazo sigue siendo eficaz y absorbe muy bien las irregularidades del terreno.

prueba subaru xv

Abordando pasos más complicados como barrizales con roderas o raíces, tan solo deberemos controlar que no damos con el morro y pasaremos sin problemas, no hay que olvidar que el coche pesa poco más de 1400 kilogramos, lo que ayuda en subidas y barro. En las tres rutas que hicimos durante la prueba, solo usamos el X-Mode por ver si era eficaz, comprobando que lo más destacable es que facilita las cosas siendo útil sobre todo en pasos estrechos o donde la velocidad deba ser mínima.

prueba subaru xv

El control de descensos ayuda sobre todo en caminos invadidos por la vegetación impidiendo que el Subaru adquiera más velocidad de la deseada.  Tan solo desistimos de atacar los cortafuegos, por el tamaño de las piedras en alguno de ellos y por que el dibujo de nuestros neumáticos nos impediría progresar correctamente. Llegado el caso el recorrido de las suspensiones es mayor del que podría preverse y lo que es mejor el sistema de tracción mantiene detenida la que está en el aire. Superamos los 1800 kilómetros en nuestra prueba de los que casi 200 lo fueron lejos del asfalto, con un consumo medio que supero en algo más de un litro al combinado de 6,9 a los cien que anuncia el fabricante.

prueba subaru xv

RESUMIENDO.

Se puede adquirir desde 21900 euros, si nos referimos a la versión 1.6 de 114 caballos, que cuenta con algo exclusivo, una reductora que se activa con interruptor y llantas de 17 pulgadas que permiten encontrar en el mercado varias posibilidades de neumáticos mixtos. Con estos mimbres por poco dinero más podemos hacernos con un 4×4 más que digno desde casi el mismo concesionario. Imprescindibles las protecciones metálicas que ofrece el fabricante para el motor y el diferencial trasero, además de adquirir una rueda completa para tener de repuesto, gemela a las cuatro que trae aunque perdamos espacio en el maletero. Con esta configuración, podremos salir al monte con más posibilidades de franqueo de obstáculos de las que su discreta apariencia pudiera transmitir, pasando además desapercibido en muchas circunstancias adversas en las que llevar la rueda de repuesto pegada al portón trasero es sinónimo de ser un delincuente. En los tiempos que corren, un modelo de estas características es todo un caramelo para el aficionado, que de paso hará unos desplazamientos por carretera agiles y cómodos.

prueba subaru xv

La opinión de Daniel Arenal Martinez.

“Tuve la versión anterior del XV de gasolina y con GLP y sinceramente me tenía muy satisfecho. Buen comportamiento general, sobre todo en carreteras o circunstancias de poca adherencia y para mis excursiones fuera de asfalto era lo suficientemente capaz. Consumo escaso y barato por el precio del gas, y mantenimiento mínimo. Instale las protecciones de metal que ofrecía el fabricante y monte rueda de dibujo mixto. Pase sin problemas por sitios a priori reservados para un 4×4 convencional. Es más, en una ocasión responsables oficiales de velar por el medio ambiente me espetaron en un camino: -Dese usted la vuelta que todo esto está muy malo para un turismo, estamos aquí para multar a los todo terreno que se meten.- Media vuelta y fin de la historia. No aparentaba de lo que es capaz. Por necesidades familiares, lo vendí y he adquirido hace unos meses un Outback de la última versión. También puse las protecciones metálicas y en cuanto se gasten un poco los neumáticos, pondré unos mixtos en una medida más que la de origen en cuanto a diámetro para ganar un centímetro de altura. Me encantan las posibilidades de adquisición de los vehículos de la marca en países como Australia o Canadá, con soluciones mucho más camperas desde el mismo concesionario, pero me conformo con lo que ofrecen en nuestro país para el monte que se nos permite hacer. Muy buena calidad en todo, fiabilidad y posibilidades ¡REALES! de rodar fuera del asfalto con garantías. Seré Subarista de por vida, defendiendo una marca que no tiene rival respecto de  otras de mayor implantación que son un quiero y no puedo con sus modelos pretendidamente camperos”.  

prueba subaru xv

Ver también

suzuki jimny

Presentación. El nuevo Jimny, en España, con una posible Copa para la temporada 2020.

El modelo, se ha dado a conocer a través de una unidad física a los …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies