joomplu:3287ALBERTO DORSCH-CARLOS BRAVO.

TRABAJO Y CONSTANCIA.

 

Pese a lo que en un principio podría pensarse, son un equipo mas pequeño que lo que aparentan. El problema, es que su actitud es tan positiva y afable en cualquier circunstancia y el cuidado de la imagen tan tenido en cuenta,

que parecen no solo todo un equipo oficial, sino también pertenecer al grupo de los participantes más “ricos” de los que se mueven por la disciplina. El piloto Alberto Dorsch, esta profesionalmente relacionado con uno de los concesionarios oficiales Toyota de Madrid, y esta tan implicado en la competición que ha arrastrado a su empresa a incluso ceder vehículos a la organización del certamen y a organizar el exitoso Desafío Kobe, que se ha confirmado como la mejor cantera de futuros participantes y el mejor de los escenarios para los aficionados. Abonados a la categoría de coches de serie T-2 han estado siempre entre los mejores del grupo, alcanzando victorias en carrera y ganándose el respeto de sus rivales, sobre todo por su caballerosidad y buen hacer en la pista, algo de lo que pueden presumir de ser los mejores.

joomplu:3288

Es difícil encontrar alguien de esta disciplina, bien deportista, federativo, organizador, prensa, aficionado o simplemente cualquiera que pasa por allí que no le deba algún favor a Alberto. Su vehiculo es un veterano con un Dakar encima, que los especialistas de ARC-Miracar mantienen y preparan habitualmente de la mano con el propio concesionario de la marca, que por otro lado tampoco les ha hecho algo de ayuda. Carlos Bravo el copiloto, es concienzudo y metódico, haciendo inmejorables gestiones de lo que es un fin de semana de carreras. Pese a no tener relación laboral con la concesión de la marca, parece un empleado mas de la misma por su implicación. Son otros de los que deberían dar el salto internacional, siempre y cuando consiguieran el apoyo necesario.

 

 

 

Artículo anteriorPREPARACION ISUZU D-MAX AUTOMATICA TOT CURSES.
Artículo siguienteEL NUEVO VEHICULO DE CARLOS SAINZ