Prueba. 1400 kilómetros con Hyundai Tucson Hibrido Ligero. En el término medio…

prueba hyundai tucson¡Esta la virtud! Dice el refrán, consecuencia de lo que ya barruntaba Aristóteles hace siglos y es que después de probar el Kona y el Santa Fe, respectivamente por debajo y por encima en gama, cerrábamos el circulo de los SUV más modernos llegados al mercado de la mano de la marca coreana con el Tucson, a mitad de camino de los antes mencionados y  es el que más nos ha gustado.

prueba hyundai tucson

Recogimos un FL CRDi 2.0 4×4 AT 48 V con 4404 kilómetros y nos metimos en el tráfico urbano como primer escenario. El concepto de hibrido ligero supone que aparte del propulsor térmico existe otro eléctrico de 48 voltios con una batería de litio en la base del maletero que colabora con el principal en aceleraciones y maniobras de arranque. Esto supone una reducción de emisiones del 7% recortando de paso los consumos. La administración no acaba de quedar convencida del sistema por lo que no ha facilitado al modelo la etiqueta ECO.

prueba hyundai tucson

Centrándonos en el coche, lo primero que comprobamos es que el aislamiento acústico es muy bueno, y ni los ruidos exteriores ni los propios del vehículo, nos llegan con nitidez. El tamaño, que parece exteriormente generoso sobre todo en sus más de cuatro metros de longitud, no resulta complicado de mover.

prueba hyundai tucson

Suavidad en todo, ajuste impecable y acabados de calidad nos terminan de convencer, de que dentro de un Tucson se está cómodo y bien. El remate es una cascada de equipamiento completa con lo último en ayudas a la conducción, conectividad y confort, siendo agradable el techo de cristal panorámico deslizante.

prueba hyundai tucson

Nos disponemos a hacer un viaje con tres ocupantes y mucho equipaje. El maletero de más de 500 litros traga con muchos bultos y es de agradecer. El nivel de carga del maletero es algo alto (influirá la batería de litio) y se echa en falta la rueda de repuesto que no obstante es opcional, y para nosotros imprescindible sobre todo si se sale al monte, aunque se “coma” el espacio de carga.

prueba hyundai tucson

En vías rápidas sigue siendo una delicia, se hacen kilómetros sin sentir, y es un verdadero rodador. Los asientos no incomodan con el paso de los kilómetros y el viaje por largo que sea se hace sin sentir. Los traseros acogen bien a dos adultos aunque sean de envergadura y algo peor si son tres los que van sentados. Las carreteras de montaña se recorren sin sentir y es también noble y agradecido, no parece que llevemos un vehículo de ese tamaño. El motor es capaz para mover con soltura el vehiculo en cualquier circunstancia.

prueba hyundai tucson

Llega el momento de salir del asfalto y lo primero es valorar con que argumentos a favor y en contra contamos. Los ángulos característicos no son muy favorables, aunque presenta buena altura libre. Lo peor los neumáticos totalmente de asfalto en medida 254/45 montados en unas preciosas llantas de 19 pulgadas. Lo ideal sería sustituirlos por unos 235/50 equivalentes a los de origen y que hace ganar al Tucson más de un centímetro de altura libre.

prueba hyundai tucson

Nos ayudaran, el sistema H Trac que pasa tracción del eje delantero al trasero cuando las condiciones del terreno se vuelven resbaladizas, el bloqueo de diferencial central, el control de descensos, la ayuda de arranque en pendiente, la cámara de visión 360º que garantiza que aun conduciendo solos tendremos buena visibilidad a la hora de superar un paso estrecho y las protecciones de bajos, algo más serias de lo que normalmente llevan los vehículos de serie.

prueba hyundai tucson

En pistas y caminos con buen firme, el Tucson se desenvuelve perfectamente, es tan ágil como en asfalto invitando a llevar buen ritmo. Si el camino empeora, la suspensión absorbe bien las irregularidades, ya que el tarado de suspensiones es bonachón, algo que si en asfalto parece pedir más dureza, se compensa en el monte con un buen comportamiento.

prueba hyundai tucson

Los recorridos no son exagerados pero permiten superar pasos trialeros a priori inabordables. En la práctica tan solo cuidando los bajos del tren delantero y teniendo en cuenta el ángulo ventral, podremos ser uno más en cualquier ruta de club que tenga las dificultades controladas. Sinceramente va mejor de lo que podría pensarse en un principio.

prueba hyundai tucson

Se agradecen las ayudas, todas son efectivas y de fulminante puesta en marcha. Lo mejor el bloqueo de diferencial, algo que quienes dejen el coche tal cual, pero vivan en zonas donde la nieve se presente con frecuencia agradecerán. El resto permite alegrías, como el sistema de arranque en pendiente, que es de gran ayuda si quedamos bloqueados y debemos abortar la maniobra.

prueba hyundai tucson

Devolvemos el Tucson con 5811 kilómetros, 1407 más que cuando fuimos a por él. El consumo medio ha superado los ocho litros, algo razonable, si tenemos en cuenta que hemos hecho algo de campo y que viajamos muchos kilómetros a tope de carga. Definitivamente es nuestro Hyundai favorito, se defiende en cualquier circunstancia, y no podremos apuntarnos a un trial con él, pero saldrá airoso de muchos recorridos por pistas y caminos, si nos entretenemos en calzarlo bien.

prueba hyundai tucson

Ver también

kia kx3

Avance. Los SUV Kia que vienen.

Se trata de dos concept, por un  lado el KX3, muy avanzado de realización en …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies