prueba tivoli grandEl SUV coreano, ha cambiado la versión XLV por una actualizada que se comercializa bajo el termino Grand. No deja de ser un mínimo detalle, pero sirve para diferenciar. Este Tivoli está pensado para una compra racional de un vehículo que ofrezca la mayor capacidad de carga respecto de su volumen total, con buena calidad a bordo y ausencia de problemas.

prueba ssangyong tivoli grand

Exteriormente, poco que comentar respecto de sus antecesores salvo la ganancia de volumen en la zona trasera gracias al diseño más cuadrado en ese punto. Si lo que se necesita es espacio de carga en un modelo de dimensiones contenidas, esta es la elección.

prueba ssangyong tivoli grand

Las plazas delanteras son cómodas y permiten viajar a dos adultos sin problemas, solo cabria pedir una mayor sujeción lateral de los asientos.

prueba ssangyong tivoli grand

En las traseras, la altura del techo compensa la falta de espacio si viajan tres adultos voluminosos.

prueba ssangyong tivoli grand

El maletero tiene una capacidad de 574 litros con cinco ocupantes, parte de ellos en un doble fondo que está pensado para poder poner el depósito de GLP.

prueba ssanyong tivoli grand

Si abatimos los asientos, nos vamos a los 1440 litros, cifra a tener muy en cuenta.

prueba ssangyong  tivoli grand

En marcha, todo tranquilo.

Pese a que su longitud 4, 48 centímetros, se mueve con soltura y no tendremos problemas en el tráfico urbano. El terreno favorito de este Tivoli son las vías rápidas donde se puede mantener una buena velocidad de crucero. Disponemos de un motor 1,5 turbo que da 136 caballos, cifra que con él conductor y sin equipaje es más que suficiente, aunque a tope de carga podría resultar escaso en algunas maniobras como adelantamientos y recuperaciones.

prueba ssangyong tivoli grand

Nuestra unidad es de cambio manual, con un comportamiento correcto. Suspensiones blandas y buena insonorización garantizan viajes cómodos y lo que es mejor sin dejarnos nada en casa por falta de espacio. Interesante la versión GLP, que permitirá un ahorro en combustible considerable, ya que su precio suele estar a la mitad que el de la gasolina sin plomo, además de poder contar con la etiqueta ECO. Su instalación sube el precio alrededor de 2000 euros, pero mantendremos la garantía de fábrica de 5 años o 1000000 kilómetros.

prueba ssangyong tivoli grand

Disponemos de cuatro acabados Live, Urban Plus, Premium y Limited según equipamiento, que ya en la versión básica es completo. Podemos tener un Grand desde poco más de 15.000 euros con todos los descuentos posibles. Lo dicho, una opción para los que buscan practicidad, buen precio y huyen de los problemas.

prueba ssangyong tivoli grand

En el monte, de paso.

El excelente volumen de carga animará a muchos clientes finales, que en su tiempo libre hacen uso de material voluminoso para según qué prácticas deportivas. Desde SsangYong aseguran que con todos los asientos abatidos, se pueden llevar bicicletas sin desmontar en la generosa zona de carga resultante, lo que da idea de las posibilidades del modelo. Eso sí, tan solo la altura libre, superior a la de un turismo cuenta como aliado a la hora de moverse fuera del asfalto. No tenemos tracción total ni ayudas a la conducción en ese aspecto por lo que solo pistas y caminos en buen estado garantizan rodar sin problemas.

 

Artículo anteriorSerie limitada. El Range Rover mas exclusivo.
Artículo siguientePresentación. La gama de furgonetas Ford camperizadas aumenta.